Los 30 mejores Hoteles en Dinamarca

BUSCA HOTELES EN Dinamarca

¡Reserva ahora!

Cancelación GRATUITA en la mayoría de habitaciones

Sobre Dinamarca

Dinamarca forma parte del conjunto de países nórdicos, y se trata de una comunidad integrada que además de la península de Jutlandia (Jylland) y las cerca de 407 islas que la rodean, comprende también Groenlandia y las Islas Feroe. A causa de su pobreza geológica, este país sostuvo su economía en la actividad agrícola, la explotación pesquera y la industria naval. Leer más »

Dinamarca

Introducción al destino

Dinamarca forma parte del conjunto de países nórdicos, y se trata de una comunidad integrada que además de la península de Jutlandia (Jylland) y las cerca de 407 islas que la rodean, comprende también Groenlandia y las Islas Feroe.
A causa de su pobreza geológica, este país sostuvo su economía en la actividad agrícola, la explotación pesquera y la industria naval. Pero a lo largo del siglo XX los daneses han dado un impulso a la industrialización y han favorecido el establecimiento de uno de los estados del bienestar más sólidos y envidiados de Europa. Y es que si bien posee los impuestos mas elevados del mundo, con un promedio alrededor de un 48% de impuesto por salario, según la Encuesta de Valores Mundiales y World Database of Happiness, esta sociedad es la población más feliz y satisfecha del mundo y se encuentra entre los 3 países más ricos del mundo junto a Noruega e Islandia.

El clima de Dinamarca es más frío que el de España pero por su ubicación es también suave y agradable durante todo el año, y además tiene marcadas las cuatro estaciones del año y las lluvias son abundantes durante todo el año.
La vegetación autóctona está formada por bosques de árboles con hoja caduca cuya función consiste, en buena parte, en proteger contra los vientos y así evitar la pérdida de tierra y arena por el lado del Mar del Norte. En estos bosques, los animales más comunes son los ciervos y los venados. Sin embargo hay también una fauna variada de aves.

En referencia a la población de este país, cabe destacar su actitud relajada y alegre que se traduce en un trato social muy informal. Por lo general son conocidos por ser tolerantes, pacíficos, de mentalidad abierta y sin tabúes. La sinceridad es importante para los daneses que son francos y que no ocultan sus opiniones críticas. Los encontraréis subidos a una bicicleta muy a menudo, ya que es el principal medio de transporte a nivel local.

Últimas Valoraciones

  • Lo mejor la ubicación. Muy buena situación, cerca de la estación central y del Tívoli, es el hotel perfecto si solo buscas dormir, no lo veo recomendable para familias con niños que pasan tiempo en los hoteles. Por lo demás lo esperado según lo venden, lo único que eché en falta es que reponían gel de ducha un día si y un día no.

  • Habitaciones claustrofóbicas. Está bien situado en un barrio tranquilo a 15 minutos andando de la estación del tren y el Tívoli, con una parada de metro a 5 minutos. Nuestra habitación era cuádruple con dos literas a dos alturas distintas y otra cama que se guardaba debajo de la principal, todas muy incómodas. Era imposible moverse dentro de la habitación porque es excesivamente pequeña. El baño es más pequeño que el de un avión con la ducha encima del lavabo y el WC. La calefacción no se podía regular y en pleno diciembre teníamos la ventana abierta toda la noche para no morir de calor. El WiFi funcionaba bien. El personal del hotel fue muy amable y simpático. En resumen, puede ser una buena opción económica para dos personas pero demasiado agobiante para más de dos.

  • Hotel Ascot

    5.3 Aceptable (11 opiniones)

    Fin de semana en Copenague. Estancia agradable. Personal amable y la habitación aceptable en relación con el precio de la zona.

  • El lugar. Pues muy interesante.

  • Relación calidad-precio. La ubicación es muy buena y tener la estación central a 10 minutos. La relación calidad-precio es muy buena si tenemos en cuenta que estamos en Copenhagen. Hotel básico con el desayuno muy correcto tipo buffet. Cerca de la estación de tren y a 15 minutos del centro de la ciudad.

  • Muy céntrico, hotel calentito, te guardan las maletas el día de la ida. El desayuno está increíblemente bueno. Personal amabilísimo. Cerca del metro que conecta con el aeropuerto. Es un hotel muy céntrico, a dos minutos de la parada del metro forum, que conecta directamente con el aeropuerto en 20 minutos. Puedes ir andando desde el hotel y ver todo Copenhague, las distancias son cortas. El personal del hotel y de la ciudad en general estupendos y encantadores. El hotel muy bien también.

  • Muy bien comunicado y a pesar de los trenes puedes descansar. Hay que informar que pasan trenes justo al lado.

  • Es muy nuevo y limpio. Entraba mucha luz por la ventana (amanecía a las 4,30h. y al no disponer de persianas o cortinas opacas, entraba mucha luz y mi cama estaba justo debajo de la ventana. C. Baño muy pequeño y con champú/gel monodosis. Para dejar el equipaje en consigna te cobran con el uso de taquillas que cada vez que abras y vuelvas a cerrar son 20 coronas. Desayuno bufet pero muy escaso de todo. Está justo frente a las vías del tren y aunque está insonorizado el ruido se deja sentir.

  • Cerca de Nihauvn. El hotel es correcto para dormir y poco mas. La habitación es muy justita y el baño un poco anticuado, el agua de la ducha se sale por todas partes. Está muy cerca del barrio de Nihauvn, uno de los mas bonitos de la ciudad, aunque un poco lejos del ayuntamiento que es la zona con mas restaurantes y tiendas. Mención aparte merece el desayuno, malo y escaso, ni siquiera ponen leche caliente. Les pedimos que nos calentaran un poco y se negaron en rotundo. No lo recomendaría.

  • Ubicación inmejorable. ¡Todo correcto! Es un hotel sencillo pero muy cómodo y funcional, tanto por su ubicación como por sus instalaciones. Está todo reducido pero es suficiente para pasar un fin de semana largo. No lo recomendaría si alargas tu estancia. El desayuno correcto, aunque se podría mejorar.